#12M15M Recuerdos y reencuentros con SOL

22 05 2012

.

.

Hace un año amanecí en SOL. Era una mañana soleada de la jornada de reflexión. Cualquier acto político había sido declarado ilegal por la Junta Electoral Central. Pero todo lo personal es político, ¿me prohibirían vivir esa jornada? Habían sido días intensos desde el 15 de mayo. Un domingo que yo me había quedado en casa a ver una final de Nadal que no hacía más que retrasarse por la lluvia que caía sobre Roma. Un domingo que ni siquiera sabía de qué iba la mani aunque tuviera intención de ir para acompañar a alguien. Pero el 17 todo cambió para mi. Otro alguien me invitó a ir a SOL. Había una concentración por las detenidas de esos días. No tenía nada que hacer, me pillaba de paso y fui. Y entonces, DESPERTÉ.

A partir de ese momento se sucedieron concentraciones, manifestaciones, asambleas, indignación, consensos, debates, experiencias… Un nuevo mundo se abrió ante mis ojos. Cambió mi lenguaje, mis gestos, mis conocimientos, mis ganas, mi civismo. Toda yo fui transformada por algo llamado 15M. Por las miles de personas que durante este año han influido en lo que soy, lo que siento, lo que espero, por lo que lucho. Me han hecho y me he hecho mejor.

Y aquel día que amanecí en SOL fue la primera gran prueba de todo lo que estaba cambiando en mí. El día 22 escribí:

Ayer amanecí en SOL. Cogí un autobús y dormí en Burgos. Me levanté y fui a votar. Ahora cojo otro autobús y vuelvo a SOL. 6 horas de viaje en un día para respaldar lo que llevo toda la semana defendiendo: No somos antisistema, el sistema es anti-nosotros.

Hoy es de nuevo 22 de mayo. Y no estoy frente a mi tesis en la biblioteca porque hay huelga general de educación. El poder político y económico sigue siendo el mismo. Los mismos se aferran a sus puestos y sus privilegios como a un clavo ardiendo. Se les llena la boca con la palabra crisis mientras aumentan sus sueldos y nos recortan la vida. Pero nosotros hemos cambiado. Somos más, somos legión, SOMOS. Y eso es mucho más que hace un año. DORMÍAMOS, DESPERTAMOS. PLAZA TOMADA.

.

El 12M volvimos a SOL. Aunque nunca nos hubiéramos ido. Aunque durante este año muchas manifestaciones hubieran acabado allí. Volvimos a SOL a celebrar nuestra indignación, nuestra unión; a celebrar que a pesar de que nos han dado por muertos, un año después seguimos en las calles, en las plazas, en tu conciencia. El gobierno ha cambiado de nombre, pero no de amo. La gente con la que salí a la calle durante todo el verano está ahora lejos. Pero SOL está lleno de viejos (des)conocidos. Llevo los nombres de los abogados pintados en el brazo, la máscara de V cubre mi nuca, el símbolo de la  paz pintado por soldados armados adorna mi camiseta a lo Bansky, la nueva libreta y el viejo boli siguen acompañando mi marcha, la cámara sigue maravillándose ante el ingenio de la gente. Me faltas tu. Pero en SOL no necesito a nadie. Soy feliz. DORMÍAMOS, DESPERTAMOS. PLAZA (RE)TOMADA.

.

                          

.

El 15M no estaba en SOL. Estaba en la Plaça del Quinze de Maig de Valencia. Esa cuyo bautizo ha quedado inmortalizada por una foto que se ha llevado el Premio Ortega y Gasset de Periodismo gráfico de 2012. Había sido un día agotador de turismo por Valencia y el centro no me pillaba a mano. El cansancio me vencía y no había logrado encontrar en internet pocos días antes si había algo preparado para ese día. Decidí tentar la suerte e ir. Valencia es un símbolo en este año de indignación y quería rendirle mi pequeño homenaje en este aniversario. Lo primero que vi al llegar fueron las imprescindibles lecheras que protegían el ayuntamiento como si fuéramos a atacarlo con cócteles molotov. En el centro de la plaza una pequeña asamblea en torno a un megáfono, unas flores y una vela encendida. Era íntimo y acogedor. Había llegado tarde y la reunión casi tocaba a su fin. Pero me sentí en casa. A 300 kilómetros de SOL estaba en casa. Las dinámicas de la asamblea eran diferentes, pero aún así me sentía parte de aquello. Hay tantos 15M como personas porque es algo que cada uno lleva dentro. Lo realmente increíble es ponerlo en conexión y comunión con todos los demás. La asamblea terminó y se hicieron grupitos. El centro seguía marcándolo el megáfono con las flores y la vela a los que alguien había añadido una pancarta. Toma la plaza. Valencia. Poco después apareció una señora e hizo de aquel aniversario algo mucho más valenciano. Encendió dos pirotecnias y cantamos el cumpleaños feliz. Al acabar hizo un pequeño discurso que acabó con el célebre Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà! Que efectivamente empezó. Y con el ruido de los petardos viví un nuevo 15M. Porque somos miles. Somos millones. #Global revolution

.

 

.

Pero Valencia aún me tenía reservado un 16M de #marchaverde. Aunque allí en realidad todo esté poblado de camisetas negras. Y ahora seguimos en las calles. Mientras haya un derecho que defender, un derecho por el que luchar. SI NO NOS DEJÁIS SOÑAR, NO OS DEJAREMOS DORMIR.

.

       

.

.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: