Yo soy ellos o la homofobia

24 05 2013

.

homofobia

.

La primera vez que fui consciente de haberme enamorado todo terminó mal. Muy mal. Por muchos motivos. Tal vez por demasiados.

La primera vez que fui consciente de haberme enamorado, me enamoré de una mujer. No esperaba nada más que vivirlo platónicamente y alimentar mi poesía. Nunca había escrito tanto ni tan bueno. La primera vez que fui consciente de haberme enamorado, fue la última vez que fui capaz de escribir poesía. Todo estalló tan rápido que ni me dio tiempo a plantearme si era lesbiana. Pero otros se lo plantearon por mi. Y me dio tanto miedo el rechazo generalizado que lo sepulté en algún lugar del caos y seguí adelante reafirmando una heterosexualidad que nunca había sentido demasiado mía.

La primera vez que me reconocí que era lesbiana, llevaba casi año y medio saliendo con una mujer. Año y medio anclada en un “solo porque eres tu”. La primera vez que salí conscientemente del armario fue ante esa mujer (que vivió siempre anclada en su propio “solo porque eres tu”). Recuerdo el muelle del Poetto, la brisa marina de la noche, el tacto del cemento en mis piernas, mi vista clavada en las sombras de la bahía como el momento más liberador de mi vida. Nunca he sido tan libre. He sido más visible, más feliz y más activista, pero nunca más libre que durante ese discurso en perfecto itañol.

Ser lesbiana no me ha cambiado la vida más que otro puñado de cosas que me caracterizan. Ha sido definirme políticamente (todo lo personal es político) como tal lo que lo ha hecho. Porque han pasado 6 años desde aquella noche en el Poetto y no ha sido fácil. No me han echado de casa, ni han impedido a mis novias entrar, pero el silencio a veces es más cruel que los gritos. El silencio y los comentarios sobre “ellos”. No es bueno para mi relacionarme con “ellos” que son… que son… son “así”. Un “así” no definido pero indudablemente peyorativo. Son “así” probablemente porque “ellos” sufren discriminación y han tenido que luchar mucho. En mi familia no saben porqué pero “ellos” no son buenos para mi porque son “así”.

Pero yo soy ellos. Ellos, en mayúscula y sin comillas. Porque yo también sufro discriminación y he tenido que luchar mucho. He aguantado miradas, comentarios, agresiones verbales. He tenido que esconderme y he sentido miedo. Tanto miedo que he abandonado el país en el que vivía y una homófoba Roma en la que desde pequeña había soñado con vivir. Porque vivir con miedo no es vivir.

Yo soy Ellos y Ellos estamos en todas partes. No somos “así”, simplemente somos. Cada uno a su manera. Como el resto del planeta.

Pero a mi familia su silencio no les deja ver que yo soy Ellos y que lo suyo también es homofobia.

.

.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: